Logo ipys cabecera
NOVEDADES   | NOTICIA
Un mes sin responsables de ataques a medios zulianos (28/06/2012)

Un mes ha transcurrido desde que la sede del diario Versión Final, en el occidental estado Zulia, fuera abaleada, en el que fue el último de los atentados que se registraron desde finales del mes de mayo contra diferentes medios regionales

 


Un mes ha transcurrido desde que la sede del diario Versión Final, en el occidental estado Zulia, fuera abaleada, en el que fue el último de los atentados que se registraron desde finales del mes de mayo contra diferentes medios regionales.

En estos treinta días, sin embargo, la delegación Zulia del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc, policía científica) no ha dado respuesta o explicación ni para este caso ni para el de otros dos medios atacados desde mayo: el diario Qué Pasa, en el casco central de Maracaibo, capital de la entidad, y la sede de la televisora Catatumbo TV.

En el caso del rotativo, éste fue víctima de la explosión de una granada fragmentaria en el estacionamiento el lunes 28 de mayo. El editor del diario, Gastón Guinsandes, atribuyó el hecho  una retaliación por parte de adeptos al candidato presidencial Henrique Capriles Radonski.

Sin embargo, una fuente policial aseguró que era extraño que la sede no tuviera cámaras de seguridad y que no hubiera advertencias previas. "Si se tratara de una amenaza seria, habrían provocado algún tipo de daño a la sede y habrían hecho una advertencia previa", dijo la fuente, que no se quiso identificar.

Al día siguiente, a las 11:00 pm del 29 de mayo, hombres armados dispararon contra la sede del canal regional Catatumbo TV, ubicada en la urbanización Santa María. David Pernía, su director, fue más reservado ante el hecho y solo confirmó que fueron 14 los disparos que recibió la sede, que no hubo víctimas y que los proyectiles dañaron parte de la fachada y los portones de metal. Dijo desconocer los motivos del atentado y exhortó a las autoridades a dar explicaciones al respecto.

Pocos días después, el domingo 3 de junio a las 11:00 pm los ocupantes de un vehículo pequeño dispararon tres veces contra el vidrio blindado del área de vigilancia de la sede de Versión Final, periódico con una política editorial totalmente contraria a los medios anteriores.

En este caso cobró fuerza la tesis de la agresión penitenciaria, porque Versión Final cumplía con su entrega número 15 de una campaña contra la presencia de la cárcel en el sector Sabaneta, una zona residencial asediada por las balas perdidas. Todo sucedió poco después de la ocupación gubernamental en el retén de La Planta, en Caracas.

Medios locales reseñaron que la orden de atentar contra las sedes de los medios locales se giró directamente desde el área Penal de la Cárcel Nacional de Maracaibo, conocida como Sabaneta, y que su responsable, "Pepito", buscaba callar las denuncias que se publicaron a través de esos medios de la planificación de secuestros dentro del penal.

Pese a que los medios se unieron para repudiar los hechos y recibieron el respaldo del Colegio Nacional de Periodistas, no hubo explicación y hasta ahora no hay responsables por los hechos. En ninguno de los casos hubo una advertencia previa y nadie se hizo responsable de los hechos. El diario Versión Final aún mantiene su largo seriado contra la presencia carcelaria en la ciudad y las autoridades no han mostrado adelanto en sus investigaciones.