Logo ipys cabecera

27/02/2013  Distrito Capital Corresponsal extranjero fue retenido e interrogado por agentes de inteligencia militar

El 27 de febrero de 2013, dos hombres que, sin identificarse con su credencial, afirmaron ser funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (adscritos al Ministerio para la Defensa) interrogaron, de manera arbitraria, a Serge Boire, reportero y corresponsal para América del Sur de La Presse de Montreal.

El 27 de febrero de 2013, dos hombres que, sin identificarse con su credencial, afirmaron ser funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (adscritos al Ministerio para la Defensa) interrogaron, de manera arbitraria, a Serge Boire, reportero y corresponsal para América del Sur de La Presse de Montreal, medio impreso  de Canadá, y a Luisa Berlioz,  reportera y productora de Freelance Fixers  en Venezuela -organización periodística que presta servicio a corresponsales extranjeros.  Los reporteros, en ese momento, subían al vehículo en el que se trasladaban, después de cubrir, en Plaza Caracas, en el centro de Caracas, Distrito Capital, los actos de conmemoración de los 24 años de El Caracazo, protesta social generalizada que se caracterizó por la suspensión de garantías en el país, y que generó la muerte de cientos de venezolanos.

De acuerdo a la información aportada por Berlioz a IPYS Venezuelas, ella  solicitó a los presuntos agentes que se identificaran. Pero solo pudo visualizar el apellido de uno de ellos, Camacho, quien enseñó, rápidamente, la credencial que lo acreditaba como miembro del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional. Organismo de inteligencia y contra-inteligencia interior y exterior de Venezuela). Berloiz insistió en el nombre del segundo hombre, quien se identificó, como Abraham Romero, sin enseñarle la credencial.

Por su parte, Luisa Berloiz enseñó a los presuntos agentes del SEBIN sus respectivas identificaciones y entregó su número telefónico en el caso de que pudiesen solicitar mayor información. Camacho anotó los datos y habló con su presunto "jefe", quien le ordenó que los dejaran retirarse del lugar.

Berloiz aseguró que la irregularidad fue el cuarto episodio de esta naturaleza para el periodista canadiense. Aseguró que el lunes 25 de febrero el periodista Serge Boire fue interrogado y retenido de manera arbitraria, alrededor de 20 minutos,  por funcionarios de seguridad  del Palacio de Miraflores, sede del ejecutivo nacional,  cuando hacía unas tomas de esta dependencia del gobierno. El reportero no sabía que estaba prohibido. Los funcionarios le preguntaron al periodista qué hacía en el lugar y que imágenes había captado con su cámara.

Minutos más tarde Berloiz se desplazaba por la avenida Sucre, al oeste de la ciudad de Caracas,  junto con Boire, quien recogía imágenes de las vallas de Hugo Chávez, Presidente de la República para el momento, colocadas en las adyacencias de la avenida, cuando fueron abordados, nuevamente, por dos civiles que se identificaron como funcionarios de inteligencia, sin mostrar su identificación. Los presuntos agentes le preguntaron al periodista sobre las imágenes que tenía en la cámara.

Luego,  llegaron dos agentes uniformados de la Policía Nacional Bolivariana, cuerpo de seguridad del Estado, quienes en el transcurso de una hora le hicieron vaciar sus bolsillos, chequearon su celular y revisaron su documentación.

Cuando el periodista regresó al hotel donde se hospedaba en el centro de la ciudad fue solicitado en recepción por cuatro funcionarios de inteligencias, quienes no se identificaron y también hicieron las mismas preguntas al periodista: "¿Qué venía a hacer a Venezuela?, ¿Qué imágenes tenía en su cámara? ¿Por qué  vino a Venezuela?"

Luisa Berloiz pidió al Director General de Comunicación Internacional del Ministerio de Información y Comunicación (Minci),  Oscar Lloreda, que investigara esta irregularidad, puesto que el Minci tenía el pasaporte del periodista y la carta de La Presse, en la que se acreditaba  a Serge Boire, para hacer cobertura periodística esa semana en Venezuela. Por su parte, Lloreda señaló que el Ministerio no mantenía contacto con el Sebin, y por lo tanto, no se podía hacer nada.

Berloiz consideró que no existe razón alguna para ser abordados de esta manera por personas que se no identifican plenamente, como funcionarios del Sebin u otro cuerpo policial, mientras ejercen su labor periodística.

Etiqueta: uso abusivo del poder estatal, detención arbitraria, seguimiento, ataque a las herramientas de trabajo

 

7
Trabajadores de la prensa asesinados desde el año 2005
0
Trabajadores de la prensa asesinados desde el año 2013
1081
Violaciones a la libertad de prensa desde el año 2005
0
Violaciones a la libertad de prensa en el año 2013